Buscar este blog

Cargando...

miércoles, 22 de marzo de 2017

Manifestantes enfrentan en Washington al presidente hondureño por asesinato de Berta Cáceres

Marzo 21,2017 redaccion @criterio.hnTomado de The Guardian
Los partidarios y la familia demandan investigación independiente sobre el asesinato de la activista Berta Caceres después se han detenido a oficiales militares y exmilitares detenidos .   
Las organizaciones de derechos humanos se han unido a la familia para pedir una investigación independiente internacional sobre la muerte de Berta Cáceres. Foto: Juan Carlos Ulate / Reuters

Los partidarios y familiares de Berta Cáceres, activista ambiental y de derechos indígenas hondureños que fue asesinada el año pasado, se enfrentaron al presidente del país en Washington para exigir una investigación independiente de su asesinato.

El presidente Juan Hernández,  viajó a Washington para reunirse con los legisladores el martes y fue recibido por manifestantes portadores de carteles con fotografías de activistas asesinados y cantos de asesino. Cáceres fue uno de los más de 120 activistas de tierra y medio ambiente asesinados desde que un golpe de estado respaldado por el ejército derrocó al presidente Manuel Zelaya,  electo democráticamente en 2009, según la ONG anti-corrupción Global Witness.
                                              

Ocho hombres han sido arrestados en relación con su asesinato, incluyendo a dos militares retirados. Organizaciones de derechos humanos se han unido a la familia para pedir una investigación independiente internacional sobre su muerte.
“Queremos tener una investigación independiente para dar seguimiento a lo que la justicia en Honduras ha hecho hasta ahora”, dijo Nery Carrillo, hermana de Cáceres. “No confiamos en la justicia en Honduras”.

El gobierno hondureño ha negado cualquier papel en el asesinato de Cáceres, pero los registros obtenidos por The Guardian muestran que uno de los sospechosos había sido nombrado jefe de inteligencia para las fuerzas especiales de élite y que él, y otro sospechoso recibieron entrenamiento militar en Estados Unidos.

Durante la reunión, Mark Pocan, congresista demócrata de Wisconsin, expresó su preocupación por el hecho de que algunos de los sospechosos del asesinato habían recibido entrenamiento estadounidense, de acuerdo con un asistente del congresista. El congresista preguntó al presidente cómo asegurarse de que el dinero de la ayuda estadounidense no se utilizara para promover violaciones de los derechos humanos.
“No confiamos en la justicia en Honduras”, Neery Carrillo, hermana de Cáceres.  

El congresista Pocan, quien se reunió con la hermana y sobrina de Cáceres antes de la reunión con el presidente, dijo que planteó su petición de una investigación independiente sobre su asesinato.
Hernández sostuvo que su gobierno está avanzando en la lucha contra la violencia que ha devastado a este país, uno de los más mortales del mundo, y dijo que las autoridades locales habían hecho un trabajo adecuado investigando su muerte, según la oficina de Pocan.

Cáceres encabezó la lucha de más de una década contra un proyecto de construcción de un embalse a lo largo del río Gualcarque, en un territorio sagrado para el pueblo Lenca, que podría inundar grandes extensiones de tierras ancestrales y cortar el suministro de agua a cientos de personas.

Berta Cáceres fue asesinada la noche del  2 de marzo de 2016, después de que al menos cuatro hombres armados irrumpieron en su casa en una comunidad en las afueras de La Esperanza, Intibucá.
El asesinato de Cáceres, galardonada con el prestigioso premio Goldman Environmental en 2015, provocó protestas internacionales y pide que EEUU suspenda la ayuda al país.

El gobierno hondureño, que recibe decenas de millones de dólares en ayuda anual de Estados Unidos, está bajo una creciente presión para llevar a cabo una investigación independiente sobre el crimen. Su familia apoya la Ley  “Berta Cáceres”, un proyecto de ley que suspendería los fondos estadounidenses para la asistencia de seguridad hasta que se cumplan las condiciones básicas de derechos humanos. La legislación fue reintroducida por Hank Johnson, un congresista demócrata de Georgia, en el aniversario de un año de la muerte de Cáceres.

Silvio Carrillo, su sobrino, ciudadano estadounidense que vive en Oakland, California, dijo que el gobierno estaba “absolutamente implicado” en la muerte de su tía.
“Ellos tienen a ocho tipos bajo custodia, pero éstos no son los autores intelectuales”, dijo Carrillo.
“Hay un empate directo – derecho hacia arriba, muy arriba en el ejército y en el gobierno, pero creo que hay un miedo de averiguar demasiado.”

El año pasado, un ex soldado hondureño le dijo a The Guardián que había visto el nombre de Berta Cáceres en una lista que fue pasada a las unidades entrenadas por Estados Unidos por los jefes de estado mayor del ejército hondureño.

El soldado dijo que dos unidades de élite habían recibido listas con los nombres y fotografías de los activistas – y ordenó eliminar cada objetivo. Las autoridades hondureñas han negado las acusaciones.

Los manifestantes esperaron fuera de una sala de reuniones en el edificio Cannon. Cuando Hernández se fue, la sobrina de Cáceres gritó una pregunta sobre la investigación al presidente Hernández,  pero el mandatario rodeado por la seguridad, no volvió la cabeza.
http://criterio.hn/2017/03/21/manifestantes-enfrentan-washington-al-presidente-hondureno-asesinato-berta-caceres/

 Lea tambien en Criterio.hn:

No hay comentarios :

Publicar un comentario