Buscar este blog

Cargando...

sábado, 22 de octubre de 2016

Honduras: Del asesinato de los dirigentes del MUCA a la represión de la marcha indígena // La ingobernabilidad del Estado hondureño, producto de la impunidad imperante

Por: OFRANEH
Sambo Creek 21 de Octubre del 2016.- El pasado martes 18 de octubre, a pocas horas que nuestra compañera y coordinadora general Miriam Miranda recibió el reconocimiento Carlos Escaleras -dedicado a los defensores de los derechos a la tierra y bienes comunes- fueron asesinados dos dirigentes del Muca, los señores José Angel Flores y Silmer George.

copines2
La guerra de no tan baja intensidad que se libra en el Valle del Aguan, con el propósito de preservar los privilegios de grandes latifundistas en detrimento del campesinado desposeídos, ha tenido como resultado más de un centenar de defensores de los derechos territoriales asesinados, al mismo tiempo que se ha militarizado el valle del Aguán.

La muerte de los compañeros del MUCA resalta la ausencia de protección para aquellos que poseen medidas cautelares de la Comisión Interamericana de Derechos humanos (CIDH)., y de como las buenas intensiones de las campañas a favor de los defensores territoriales se esfuman ante la agresividad de una élite de poder que recurre al asesinato, como la vía más expedita de resolver los reclamos territoriales y ambientales. 

La ausencia de un estado de ley en Honduras, país que a partir del golpe de estado del 2009 entró en una de imparable violencia, ha dado lugar a una dictadura civil de mano dura que no repara en la destrucción del tejido social, amparándose en una militarización vertiginosa del país.

El crimen como un recurso de la élite de poder para lograr sus despojos, se demuestra con el caso de Berta Cáceres, la que fue asesinada el tres de marzo del presente año, sin que los autores intelectuales del delito se les haya formulado cargo alguno. La combinación de ejecutivos de la empresa DESA -propiedad del clan Faraj Atala- asociados con militares, entre ellos un mayor del ejercito, instructor de la tenebrosa Policial Militar; es un indicador de la complicidad del estado con los asesinos.

Como muestra de la política de terrorismo de estado, la represión policial cundió en la marcha pacífica que se dio el día de ayer en Tegucigalpam, frente el Ministerio Público, en la cual la OFRANEH acompañaba al COPINH, en su reclamo alrededor de las enormes inconsistencias y dilación en el caso del asesinato de Berta Cáceres.

En el momento que se iniciaba una ceremonia de invocación a nuestros ancestros, una lluvia de bombas lacrimógenas lanzadas por elementos de la Policía nacional, creó una estampida entre los manifestantes, en su mayoría mujeres y algunos menores de edad, que se habían movilizado desde sus comunidades en los territorios Lenca y Garifuna.

¨Defender sin Miedo¨ es el nombre de la campaña promovida por la Unión Europea, la que impulsó con algunas Oneges el premio Carlos Escaleras, el que puede quedar no más que en palabras huecas si la U.E. y los países cooperantes no hacen presión a la administración de Juan Hernandez, la cual fue aplaudida por los embajadores del , cuando se efectuaron las truculentas elecciones del 2013.

Honduras una vez más viola el derecho a la libertad de reunión y de asociación pacíficas para el pleno goce de los derechos civiles y políticos y de los derechos económicos, sociales y culturales. No es la primera vez que las fuerzas del Ministerio de Seguridad reprimen al pueblo y utilizan el gas pimienta como una ofensiva, mas que disuasión al disparar las bombas a quemarropa dirigida a los cuerpos de las personas que ejercen su derecho a manifestarse.

No es posible que se nos reciba a los pueblos indígenas -que habitamos Honduras, antes de la instauración de la República- con balas, gases lacrimógenas, chorros de agua, y una violencia desmedida, la cual culminó en una enorme cacería; cuando nos movilizamos hacia a la ciudad capital para exigir nuestros derechos.
Es hora que el Estado abandone su necropolítica y respete los derechos humanos. los que ha venido degradando de forma sistemática en los últimos años. 
http://criterio.hn/2016/10/22/del-asesinato-los-dirigentes-del-muca-la-represion-la-marcha-indigena/  

                           ************************* 
 
La ingobernabilidad del Estado hondureño, producto de la impunidad imperante

Carlos Suazo

La gobernabilidad se puede definir como el arte o manera de gobernar, en el que Implica dirigir a un país rigiéndose por un pacto social que los constituyentes y el poder derivado han establecido en la Carta Magna y en las distintas normas nacionales e internacionales que integran el orden jurídico hondureño.

Las consecuencias negativas de la ruptura del hilo constitucional del 2009 aún se perciben, el aumento del crimen organizado, el narcotráfico, la inseguridad, la corrupción en casi todas las instituciones del estado, principalmente en aquellas que se encargan de brindar seguridad y la impartición de justicia a la ciudadanía, lo que trae consigo que los niveles de impunidad se disparen.

La ingobernabilidad se da por la acción que limita el ejercicio del poder, tenemos un país fragmentado y que no confía en sus gobernantes,por su ineficacia en la solución de sus problemas, y también por la incapacidad de garantizar y salvaguarda la vida de sus ciudadanos, que en definitiva es lo más importante que poseen.

Tal es el caso del dirigente campesino y presidente del MUCA José Ángel Flores quien fue asesinado por sicarios en Tocoa, Colon el día martes 18 del presente mes aun teniendo medidas de protección por parte de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y que el Estado hondureño  ejecuto al negarle seguridad por las amenazas a muerte que ya había recibido por su lucha de exigir tierra para trabajar, caso muy similar al de Berta Cáceres la que después de 6 meses de haberle dado muerte, aún se desconocen los verdaderos criminales, y cuya organización el COPINH el día jueves 20 del presente mes fue brutalmente reprimido a inmediaciones del Ministerio Publico por exigir una mayor celeridad en la investigación y que se imparta justicia en este caso que conmovió a la sociedad mundial.

Cuando la ingobernabilidad se instituye, la democracia se vuelve en una simple palabra decorativa, porque deja de existir en el escenario, la apertura y la participación de los distintos sectores en el fortalecimiento del estado de derecho y la sociedad en sí.

Esto muy bien lo conoce el sector más importante de la sociedad hondureña, los docente los que fueron duramente reprimido por el gobierno arrancándoles sus conquistas a raja tabla imponiendo e implementando leyes arbitrarias que atentan contra los derechos adquiridos y con su estabilidad laboral, violentando contra sus organizaciones y sus formas de organización con el simple objetivo de desmovilizar a toda costa.

Algo es claro, y es que la gobernabilidad es una construcción social, ningún sector por muy pequeño o grande que este sea no se puede quedar por fuera de un proceso tan importante y de conveniencia para todos. 

22 Octubre 2016
Fuente: FIAN-Honduras

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada