Buscar este blog

Cargando...

miércoles, 19 de abril de 2017

Honduras:1er MONITOREO TRIMESTRAL DEL 2017 PERIODO 1 DE ENERO AL 31 DE MARZO “LA VIOLACIÓN AL DERECHO DE ACCESO AL AGUA QUE TIENE LA POBLACIÓN”

OBSERVATORIO ECUMÉNICO INTERNACIONAL DE DERECHOS HUMANOS
“Bienaventurados los y las que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos y ellas serán saciados” Mateo 5:6
Injusta distribución del agua en Tegucigalpa y Comayagüela
Según el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), viven en la capital del país 1.2 millones de personas, lo que representa el 14% de la población nacional.[1] Esta población está ubicada en 892 barrios y colonias, denominada área metropolitana, 41 aldeas y 293 caseríos, denominada el área rural.[2] La capital cuenta con tres fuentes de suministro de agua que son; la represa la Concepción, con una capacidad de almacenamiento de 36 millones de metros cúbicos de agua, y que en este momento (marzo 2017) solo cuenta con 17.77 millones de metros cúbicos, lo que representa el 49.9% de su capacidad, la represa Los Laureles, con una capacidad de almacenamiento de 10.50 millones de metros cúbicos de agua, y que en este momento  (marzo 2017)  solo cuenta con 4.27 millones de metros cúbicos, lo que representa el 40.67% de su capacidad[3] y las fuentes en El Picacho, en el parque nacional La Tigra al noreste de la capital que suministran aproximadamente un 20% del consumo de agua de la capital.[4]
 
El 35% de los habitantes de la capital que viven en barrios y colonias marginales (400 mil personas) no reciben el agua en sus casas y se ven obligados a abastecerse de ella a través de carros cisternas,[5] los cuales les vende un barril de agua entre 35 a 40 lempiras donde una familia promedio de 5 personas ocupa un minimo de 3 barriles de agua diarios, esto implica que a diario una familia en los barrios marginales donde no llega el agua, tienen que invertir 105 lempiras diarios, por 30 días al mes equivale a 3,150 lempiras (137 dólares), mientras que una familia acomodada o rica apenas paga por el agua que recibe en el grifo de su casa 3 o 4 días a la semana, unos 1,500 lempiras (65 dólares), dos veces menos que una familia pobre.
 
En los meses de invierno las dos fuentes suministradoras de agua antes mencionada son insuficientes para retener o almacenar las aguas lluvias, desperdiciándose las mismas al rio. Hace falta en la capital desde hace más de una década una nueva represa almacenadora de agua, la cual sirva como parte de la solución al suministro de agua a la creciente población de la capital.
 
La capital suele tener en el invierno generoso  suministros de agua, suficiente como para que toda la población que habita en la misma tuviera acceso a ella, sin embargo, lo que ha sucedido y sigue sucediendo es que, la capital no ha contado en los últimos 35 años con autoridades capaces y honestas que hayan sabido proteger las cuencas, almacenar  en nuevas represas y repartir con justicia el agua, que de forma prodiga, la naturaleza hasta ahora nos ha proveído.
 
En estos momento se está hablando de “La municipalización del agua”, que no es otra cosa que el inicio de la privatización de la misma, o sea, entregar la administración del recurso agua (su recepción, almacenamiento y distribución a una empresa privada, cuyo fin primordial seria darle al agua un tratamiento de “bien económico” y no de un derecho humano (como recientemente fue nombrado por las Naciones Unidas). Si cuando la administración del agua ha estado en manos del Estado, el cual está obligado a “garantizar” el acceso de la misma a la población, esto no ha sucedido, por la injusta administración de quienes gobiernan la capital, imaginémonos lo que sucederá cuando esté recurso (agua) esté en manos de ADMINISTRADORES PRIVADOS.
 
 
Caso referente: La Cabaña, Tegucigalpa, Honduras[6] 
Se escucha el sonido del agua como si fuera un manantial. Estamos en el lavandero público del barrio de La Cabaña, uno de los tantos de la capital de Honduras que cada día recibe a mujeres, niñas y niños que lavan sus ropas aquí para ahorrar agua en sus casas.  Este líquido, que brota a una velocidad de 2.300 metros cúbicos por segundo en el país centroamericano, se ha convertido en un diamante en bruto en Tegucigalpa, donde las dos represas que nutren a la ciudad se han reducido a niveles históricos por la sequía del último año, la falta de conciencia ambiental y el deterioro de los recursos hídricos. Quienes más sufren la escasez del agua son los barrios marginales, que no disponen de sistemas de almacenamiento que bombeen la reserva cuando la empresa nacional de agua raciona. Además, estos mismos vecindarios, con crisis o sin ella, forman parte de ese 35 % que se abastece con los camiones cisterna que pasan dos o tres veces por semana. 
 
Gloria Isabel explica, con las manos enjabonadas, que no tiene agua en casa y, por eso, “para tomar y cocinar” se la compra a una de las vecinas adscritas a la red del SANAA que sí la recibe. Para acopiarla hace todo tipo de malabarismos, desde galones de cinco litros hasta botellas de Coca Cola. 
 
El baño y el aseo de la ropa lo llevan a cabo en este espacio, que recibe el agua de una vertiente natural y cuya instalación cubre el estado. Viene acompañada de su hijo, Samuel, que con cuatro años ya levanta cubos para hacerlos llegar a su vivienda. “De momento es muy chiquito, pero cuando crezca un poquito más me ayudará a jalar más”, explica la mujer, sin levantar la mirada de la tabla donde se afana en borrar las manchas de una camiseta.  Giorgina y María Fernanda suelen acompañar a Gloria Isabel en el aseo. Las tres son vecinas y presumen sonrientes de la organización comunitaria en La Cabaña, donde aseguran que entre todos ayudan a cuidar “el tesoro”: “Aquí nos conocemos. 
 
Los hombres mantienen el lavandero limpio y vigilan para que los taxistas no laven sus carros, sería un desperdicio. Nosotras somos las que lavamos la ropa”. Mientras, algunos de los hombres del barrio se aglomeran sentados en las rocas que bordean el lavandero mientras las mujeres trabajan.
 
 
Oficinas del OEIDH: Honduras, Centroamérica, Comayagüela, Iglesia Cristiana  Ágape, entrada a la colonia La Primavera, 2 cuadras abajo del Seguro Social de la Granja
Teléfono: (504) 2205-6685 y 8895-4251
Correo Electrónico: ecumenismo@yahoo.es


[1] http://www.elheraldo.hn/metro/877441-213/distrito-central-el-municipio-m%C3%A1s-poblado-de-honduras
[2] https://es.wikipedia.org/wiki/Distrito_Central_(Honduras)
[3] http://www.oncenoticias.hn/alarma-por-escasez-de-agua-en-tegucigalpa/
[4] https://es.wikipedia.org/wiki/Agua_potable_y_saneamiento_en_Honduras
[5] https://www.unicef.org/honduras/14243_17190.htm
 
          6 Imágenes tomadas de internet.

No hay comentarios :

Publicar un comentario