Buscar este blog

Cargando...

sábado, 6 de agosto de 2016

Honduras; Sicarios del micrófono

Por: Peste Amarillista 
(Somos un grupo de estudiantes de periodismo que estamos en contra del amarillismo en Honduras)
¿Por qué sicarios del micrófono?, bueno en este segundo artículo me enfocaré en dar una crítica constructiva, esperando que varios colegas me apoyen. Desde la Escuela de Periodismo nosotros nos vemos expuestos a muchas cosas desde chismes, abusos y malos tratos ya sea por parte de los catedráticos o de los mismo compañeros y es allí donde se hacen los primeros “pininos” del desprestigio, amarillismo y del señalamiento.
En Honduras nos catalogan como un mal y esto se debe a que muchos periodistas se venden con tal de obtener algún puesto gubernamental o dinero. En ocasiones perdemos la oportunidad de destacar nuestro trabajo debido a esos “colegas” que han manchado la profesión.
Tienen una ambición sin escrúpulos, por ejemplo sacándole provecho a las crisis que ha vivido Honduras, para poder generar rating, aumentando el odio entre grupos con diferentes ideologías políticas. Para otros su pasión es calumniar a empresarios, políticos o a cualquier figura pública, para que luego éstos les pasen su “mesada” con tal de mantenerlos callados.

Los medios de comunicación, como bien lo dicen muchos, son el cuarto poder en el país y se podría decir que en el mundo, pues tienen la tarea de informar de todo lo que pasa en nuestro alrededor.
¿Pero qué pasa cuando estos medios de comunicación se vuelven tarifados?
Es un juego de nombre: Del mejor postor dependerá la noticia. Son medios de comunicación con una tarifa y no estamos hablando de pagos por publicidad, sino de una  tarifa que es pagada a cambio de desprestigio, difamación y con más mentiras que verdades, y esto se ha dado, ya que para un hondureño es más fácil encender la televisión que leer un libro.

Y lo peor es que nos creemos todo lo que dicen, ¿Saben por qué?, Porque se cree que los periodistas están bien informados, que sus años de estudios los hacen dueños de la información, pero estos lo que de verdad hacen es manipular la información, haciéndola ver como le convenga a “su cliente” favorito, obviamente el que le pase una buena tarifa.

Pondré algunos ejemplos (sin mencionar nombres), un hombre que en cierto modo es un gran líder para algunos, se caracteriza por falta de ética, con una soberbia de ganar o ganar, y gobiernos o empresarios que no sigan sus “solicitudes” se enfrentan a lo que yo llamo colección de malos hábitos de sobrevivencia,  pues este periodista comienza a desprestigiar contra quien sea que le diga algo o quien se le niegue a hacerle algún favorcito, es como un niño malcriado , pero esto es más estratégico porque lo que hace es arremeter con mentiras para hacer caer a las personas en un círculo vicioso.

Otros dan órdenes a sus colaboradores y los instruyen para que saquen la imagen más sangrienta posible, una de las reglas es que si tienen la oportunidad de manipular los cadáveres para una buena toma, pues que lo hagan.
¿De verdad Honduras necesita este tipo de profesionales que se venden y se olvidan de las verdaderas prácticas del periodismo?
¡Ah! Y no es extraño ver como una televisora crece en poco tiempo, sus socios en automóviles de último año, viajes ostentosos y sus hijos en las mejores escuelas.

Seamos realistas, cierto el sueño de todo ser humano es poder llegar a ser una persona exitosa, que su familia tenga todas las comodidades. Pero esto cuesta y en Honduras si no naciste en cuna de oro, este sueño es lejano, más en los tiempos de ahora cuando el empleo es escaso. No digo que no sea posible, pero tampoco se trata de taparse los ojos y ver como varios colegas se enriquecen por las mentiras que dicen en sus micrófonos o por lo que escriben en sus columnas.

Por eso quiero que cada uno que lea este artículo abra sus ojos no todo lo que dicen los medios es verdad, ya que por dinero son capaces de cualquier cosa, mejor investiguemos más para no caer en la trampa y seguir alimentando ese jueguito de difamar, de igual manera pongámonos en el lugar de esas familias que han perdido un ser querido, ¿no creen que ya es demasiado con la pérdida como para ver el cuerpo desmembrado en primera plana en todos los periódicos? 

Tantos colegas que han perdido la vida por no querer formar parte de ese clan de desinformación y las familias que se ven afectadas por alguna calumnia (que ni se sabe si es verdad o no).
Por vendidos y por aprovecharse de la desgracia del prójimo, se tienen bien merecido el nombre “sicarios del micrófono”.
En teoría los medios de comunicación social tienen como función informar y difundir a la gente en forma veraz, objetiva y oportuna las incidencias, pero lamentablemente en Honduras esto no se cumple. Por desgracia las noticias que ahora nos presentan los medios; es como si se tratase de un espectáculo, buscando mostrar en forma escalofriante los acontecimientos, además publican titulares amarillistas y repulsivos olvidándose de que también hay niños en la redes sociales viendo este tipo de publicaciones.
¿Qué tipo de sociedad están construyendo los medios en Honduras?
Una sociedad violenta, sin temor de Dios alejada de los valores morales y cristianos sin ningún tipo de respeto tanto por la vida como por la muerte de los demás, dejando a un lado el pudor ante hechos violentos con imágenes desgarradoras y títulos que solo alimentan el morbo.

Una de las principales problemáticas en los medios nacionales es la práctica de un periodismo mediocre que viene acompañado de ciertas fallas como el  AMARILLISMO que generan reacciones desfavorables en los lectores, cuando se les exhorta o se les llama la atención, muchos se defiende diciendo que existe libertad de expresión cuando eso no significa que sea una licencia para que un medio de comunicación distorsione la opinión pública detrás de la desinformación.

Desafortunadamente esto es lo que realmente nos indigna, el poco profesionalismo de algunos periodistas y medios de comunicación que encabezan la falta de ética profesional , cuando en sus noticieros y redes sociales resaltan mucho la objetividad en las noticias , sobre periodismo investigativo, pero al momento de redactar no lo hacen con la verdad .

¿Por qué  seguir engañando a los lectores?, por qué sembrar una mentalidad negativa, que a la vez perjudica el accionar diario de muchos, ya basta de tomar a los lectores como ignorantes. Qué es esa mediocridad y falta de imaginación para hacer crecer un rating informando a costillas de víctimas y mentiras. Es momento que exijamos un verdadero periodismo.

La ética en el periodismo es un factor fundamental  en cuanto al compromiso que tienen al momento de informarle a la población, quienes ejercen el periodismo tienen el deber de ser veraces, objetivos y responsables, recurrir a la fuente de origen de la información, analizarla, valorarla y procesarla, luego difundir la misma y por supuesto no omitir información alguna en pro de la formación moral de la población, si les vendemos periodismo manipulado estamos perdiendo la perspectiva de esta profesión algo que hoy en día está pasando en nuestro país pues hay quienes anteponen los intereses económicos y ven esta carrera como un refugio de ingresos e incurren de inmediato en la irresponsabilidad total y la falta de objetividad, lo que conlleva a dañar por completo las formaciones de futuras generaciones que ven el ejercicio periodístico como una carrera basada en los más altos estándares de moral y ética antes mencionados. Los periodistas no deben olvidar ese deber que tienen con la sociedad, pues la información divulgada es algo que queda marcado en la mente de cada uno y plasmado en la historia.

Es por esto que no es comprensible que los medios de comunicación informen de tan mala manera, uno de los ejemplos es HCH ya que no hay necesidad de presentar imágenes fuertes, solamente lo hacen para aprovecharse de la ignorancia que la población hondureña tiene, ya que al momento generar morbo da como resultado altas visitas a su sitio web, likes, compartidos y comentarios en su fan page. 
 http://criterio.hn/sicarios-del-microfono/

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada