Buscar este blog

Cargando...

sábado, 1 de abril de 2017

Honduras: MACCIH A EL LIBERTADOR: “NO TE VOY A CONTESTAR ESO”

Así advirtió el portavoz de la MACCIH, Juan Jiménez Mayor, a un periodista de EL LIBERTADOR cuando consultó si se podría aplicar en Honduras un esquema como el que desarticuló la poderosa red de corrupción pública en Perú, estimando el parecido del sistema mafioso que en ambos países capturó la administración del Estado. 
La presión de la MACCIH es que debe rendir cuentas al pueblo de Honduras, es el logro de la ciudadanía indignada de tanta corrupción que durante meses exigió la renuncia del mandatario Hernández por la participación de su partido en la estafa al IHSS.

        Cuando Juan Jiménez Mayor entregó el primer informe de trabajo de la Misión en el seno de la OEA, Arturo Corrales en nombre del gobierno Hernández restó valor a la MACCIH, dijo que no determinará nada, que la maccih ha sido creada para que apoye al régimen, pero que no le permitirán injerencia en la “soberanía”.

La OEA juega en Honduras una importante carta para recuperar prestigio, pues desde hace mucho arrastra el mote de “Ministerio de las Colonias” que ya alcanza la categoría de ley con Luis Almagro como secretario general, o sea, un órgano al servicio de EEUU para desestabilizar o apoyar gobiernos, según donde se ubiquen con relación a intereses de Washington. 

Este periódico aceptó la invitación de la MACCIH sin prejuicios y con el propósito de informar al pueblo hondureño por la fe que tiene en esa Misión, pero conscientes del nefasto antecedente –aún fresco— del corrupto funcionario de la OEA,   John Biel del Río, que en 2015 vino al país a desacreditar la lucha de las antorchas, creadora genuina de la MACCIH, a quien debe rendir cuentas Jiménez Mayor y su equipo.  

Redacción/ EL LIBERTADOR /
Tegucigalpa. Hay momentos en que los pueblos pierden la vergüenza y creen –ingenuamente— que los extraños harán su trabajo. Ese tiempo botado más tarde lo pagan a jornada doble posteriores generaciones. Esa angustia transita hoy la nación hondureña que, sin liderazgo con vergüenza patria, determinado por ideales, espera hasta lo que no puede hacer la Misión de Apoyo Contra la Corrupción e Impunidad en Honduras (MACCIH), creada por presión de la ciudadanía con la “Marcha de las Antorchas”. 

En función de este presente, sin prejuicios y con el propósito de informar al pueblo hondureño, pero conscientes del nefasto antecedente –aún fresco— del corrupto funcionario de la Organización de Estados Americanos (OEA), John Biel del Río, un equipo de este periódico integrado por una compañera y dos compañeros aceptó un encuentro con las máximas autoridades de la Misión de Apoyo contra la Corrupción en la oficina principal de Tegucigalpa.

AUDITORÍA SOCIAL
La invitación surgió a petición del portavoz de la MACCIH, Juan Jiménez Mayor, al darse cuenta que este periódico asistió en Choluteca a un evento donde la División de Reforma de la Justicia Penal y Observatorio del sistema de la justicia penal de la MACCIH invitó a varios organismos de la sociedad civil en Choluteca, ciudad situada 137 kilómetros al sur de la capital hondureña.

La noticia de esa actividad publicada por este medio no fue del agrado ni compartida por la Misión, incluso, después sin argumentos dirían que fue falso que sus empleados del Observatorio abandonaron la sala para evitar responder las preguntas que acerca de la estafa al Instituto Hondureña de Seguridad Social (IHSS), que formularon los comunicadores de Choluteca. 

Hay pruebas que Jiménez Mayor invitó a la periodista de EL LIBERTADOR que estuvo en Choluteca para hablar acerca del trabajo de la MACCIH y en esos términos la Sala de Redacción de este rotativo estimó de interés público dialogar con los representantes de la Misión, creada a instancia de la OEA por la fuerte movilización que durante meses pidió la renuncia del Presidente Juan Hernández, precisamente, porque él mismo aceptó que fondos del IHSS fueron utilizados para financiar la campaña electoral del Partido Nacional que al final lo llevó a la presidencia de la república.

EL VIEJO JOHN BIEL
Ante el estremecimiento de las estructuras del gobierno por las cada vez multitudinarias Marchas de las Antorchas junto al creciente movimiento de “Indignados”, a mediados de agosto de 2015 se nombró como facilitador para el Diálogo Nacional en Honduras de la OEA al célebre John Biehl, conocido en América Latina por no ser fiable para los pueblos, pero sí muy amigo de los grupos de poder y, en efecto, también cumplió su negro guión en Tegucigalpa.

Salió casi huyendo por el aeropuerto Toncontín de Tegucigalpa el 7 de septiembre, casi un mes después de haber llegado, tras de sí le llovían las críticas del Partido Anticorrupción (PAC), porque había traicionado a la ciudadanía, a los “Indignados” y a la “Marcha de las Antorchas”. Ese día de fuerte calor, terminó atacando al Presidente Manuel Zelaya. Sudaba como condenado mientras acurrucado en una silla improvisada casi a nivel del suelo respondía a los periodistas; jadeando con respiración dificultosa y con vestimenta desaliñada, pedía perdón para los corruptos que habían quebrado al IHSS. La noche previa a su partida, el viejo regordete y calvo de Biel, fue despedido por gente poderosa que le dio una copiosa cena y una botella de vino en su suite del Hotel Real Intercontinental. Tras ese desastre la OEA apoyó a Hernández para darle vida a la MACCIH.

Por ese origen de la Misión, llegamos diez minutos antes de la hora pactada con el portavoz Jiménez Mayor. Unos 15 agentes policiales resguardaban la oficina del organismo que tanta expectativa genera a favor y en contra, después del riguroso registro, nos hicieron pasar a la recepción, donde nos atendió, el representante de las comunicaciones y oficial de seguimiento de la OEA, Julio Arbizu. –“La esperaba sólo a Ud.”, dijo dirigiéndose a la periodista, notablemente sorprendido al ver el equipo de EL LIBERTADOR.  

Arbizu, es abogado, se desempeñó de manera notable en el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de Perú. Creó un sistema anticorrupción que le permitió instaurar procesos penales a más de 250 personas en “Caso Fujimori”, 130 fueron a prisión entre ellos el expresidente Fujimori. Casi al cierre de este encuentro, ya relajado en la reunión que duró alrededor de una hora, diría que la estructura de la corrupción en Honduras se parece mucho a la de Perú.

NO ES ENTREVISTA
–“No es una entrevista, simplemente vamos a conversar”, explicó Arbizu con la seguridad que estaba trasladando una decisión consensuada. Acto seguido la secretaria nos pidió que guardáramos los teléfonos celulares, grabadora y la cámara en el casillero. –“Aló, aló, si están aquí, están hablando de una entrevista, pero ya les dije que no habrá entrevista. Te espero”, comunicó por teléfono el peruano a alguien que en ese instante desconocíamos la identidad.

El áspero recibimiento fue notorio entre el equipo, despojado de las herramientas de trabajo y fuimos guiados hacia el salón de juntas. Por un instante mientras caminábamos en silencio creí que habíamos cometido un crimen y seriamos juzgados. 

Nos sentamos en un ambiente de misterio, después del formalismo de la presentación, Arbizu comenzó a explicarnos sobre el trabajo de la MACCIH, cuando con a unos quince minutos tarde con relación a la hora acordada, atravesó la puerta de cristal, el perfumado portavoz de la MACCIH, Juan Jiménez Mayor. Con paso firme se dirigió a saludar a cada uno de los periodistas y repitió lo que ya había informado Arbizu, “no habrá entrevista, no pueden grabar y mucho menos tomar fotografías”. Sin problema, se usaron libretas y lápices.

Empezó con una reseña de lo que fue el organismo en sus inicios y su crecimiento en cuanto a personal, lo que ha ido fortaleciendo la entidad, seriamente cuestionada por sectores sociales ante su pobre aporte en el combate de la corrupción e impunidad.

PROHIBIDO PUBLICAR
De pronto Jiménez abordó quizá el sentido para él de la invitación a EL LIBERTADOR: “La nota (del sur) que publicaron, no es cierta, eso no pasó así”. A pesar de su afirmación acepto que no puede controlar las acciones de todas las unidades y que en Choluteca solo era el Observatorio del Sistema de Justicia Penal de la MACCIH, una de las muchas. Y enfatizó, “soy el único que puede hablar por la misión ya hemos recibido críticas por eso”.  

En cada intervención por irrelevante que fuese el tema, Jiménez Mayor decía al equipo de este medio de comunicación que eso no era publicable, situación que se repitió en todo el diálogo. Consultamos si podíamos tomar nota y publicar lo que no interfiriera o expusiera las líneas de investigación.

CICIG CONTRA TODO
Habló un poco del proyecto de la Ley de Colaboración Eficaz, que nació por iniciativa de la MACCIH y de otras actividades conjuntas con el Ministerio Público. 

Dijo que esperan que la sociedad apoye ese proyecto y que la normativa sea aprobada por el Congreso Nacional para contribuir a combatir  redes criminales coludidas con funcionarios. También se refirió de forma escueta al mega fraude del IHSS, sin datos nuevos que resalten trabajo.

Menciono diferencias entre las acciones de la CICIG y la MACCIH, por ejemplo, a la Comisión el sistema de justicia le bloqueó los accesos a información y se vio obligada a salir a los medios de comunicación para generar el apoyo popular y de la Sociedad Civil de Guatemala; mientras que la MACCIH tiene la colaboración de las instancias gubernamentales, sobre todo del poder judicial.

“NO CONTESTARÉ”
Al final del encuentro –que dejó muchos sin sabores— ni siquiera un diez por ciento de la conversación podía publicarse a ruego del funcionario, por lo que la “entrevista” quedó amarrada como en ley de secretos.

-Lastimosamente- interrumpió Arbizu, vemos similitudes en la estructura de corrupción de Perú en Honduras. Y se le preguntó: ¿Puede la sociedad hondureña estar segura que ustedes aplicarán la justicia como en Perú?, entonces Jiménez, miro por segunda vez el reloj, inclino la silla hacia delante, y con mirada fija dijo al periodista: “no te voy a contestar eso”. Entró la asistente de Jiménez (la vieja técnica de la secretaria para sacar la visita a la hora indicada por el jefe) y le recordó que tenía otra reunión a las 4:00 de la tarde, y se marchó el portavoz. Por segunda vez la MACCIH abandona el salón, sin dar las respuestas que interesan a la población de Honduras.  

https://www.blogger.com/blogger.g?blogID=7441141544804501065#editor/target=post;postID=3834245827336407325

No hay comentarios :

Publicar un comentario