Buscar este blog

Cargando...

viernes, 7 de abril de 2017

Honduras: Instituto del Periodista le ofrece calamitosa pensión a longevo comunicador


Lo hicieron renunciar a su pensión y no puede morirse antes de diez años.
Por: Redacción CRITERIO
Abril 7,2017 / redaccion@criterio.hn  Tegucigalpa.-
 A “Beni” Moncada, así le llaman sus amigos de la prensa, le llegó el momento del retiro. A sus 65 años estaba listo para gozar de su merecida pensión de jubilado después de aportar durante casi 26 años, religiosamente, al instituto de pensiones de los periodistas.
Pero tendrá que seguir trabajando porque sus colegas apenas le ofrecieron 5,600 lempiras como pensión. ¡ Y cómo sobrevive con esta cantidad! 
                            
Beni Moncada conversó ampliamente con Criterio.hn y nos mostró las evidencias de su crítica situación.
Juan Antonio Moncada es un veterano periodista de la radio en Honduras, con una destacada y larga trayectoria en la emisora HRN y radio Reloj.  Apenas cumplió la edad obligatoria para su retiro, se presentó jubiloso a las oficinas del Instituto de Previsión Social del Periodistas (IPP) en Tegucigalpa, confiado en que le darían una pensión digna, pero Omar Calderón Milla, el perpetuo gerente, le bajó el entusiasmo sin ningún miramiento.
“Le podemos dar unos 5.600 lempiras como jubilación”, le dijo secamente Calderón Milla. “Yo le dije que eso es muy poco, y él me dijo que hay unos periodistas que tienen menos” como monto de pensión, recuerda Moncada de su entrevista con Calderón, un gerente que recibe un salario mensual superior a los 80.000 lempiras.   
“No es posible que una persona, y menos dos, puedan vivir con 5.500 o 5.600 lempiras. No me imagino cómo colegas periodistas jubilados pueden vivir con 2.700 lempiras o menos”, comentó el periodista entrevistado por Criterio.hn
“Eso me ofrecieron de jubilación”, dijo Moncada aún sorprendido e incrédulo por la cantidad que le ofreció Calderón. “A mi esa oferta me extrañó, porque después de tanto tiempo de estar en el sistema, como era posible que me dieran esa cantidad de dinero”, agregó.

Moncada tiene razón de estar anonadado por la escasa pensión que le ofrecían, ya que sus contribuciones al sistema han sido progresivas, y en los últimos años cotizó sobre salarios de entre 13,600.00  y 15,696.11 lempiras mensuales con porcentajes de entre un 5 y un 9 por ciento, como contribución personal, más las aportaciones patronales de un 10 por ciento sobre los salarios de los afiliados.
Pero no solo “Beni” ha sido defraudado con las pobres pensiones que da el IPP. Lo mismo le pasó, recientemente, al periodista Mario Valladares, a quien le ofrecieron la cantidad de 1.000 lempiras mensuales como pensión.
                           
                                                   Mario Valladares

Varios comunicadores veteranos apenas sobreviven con la exigua pensión que les dan, como es el caso de José Domingo Flores, quien en la última asamblea del Colegio de Periodista de Honduras, pidió dramáticamente a los directivos un aumento de su precaria pensión.
Los periodistas atraviesan esta calamidad en su retiro por vejez, no obstante que su instituto de previsión tiene las cotizaciones más altas de los entes similares. La aportación patronal es de un 10 por ciento sobre el monto total de los salarios desde que el IPP comenzó a  operar  en 1987, mientras que la contribución de los periodistas se fue incrementando progresivamente, pasando de 3.5 por ciento, a un 9 por ciento en la actualidad.
“Yo esperaba como jubilación unos 8.000 lempiras, quizás más, pero cuando me salen con 5.600 lempiras yo me voy de espaldas”, dijo Moncada.
De los casi 70 periodistas jubilados, muchos tienen pensiones de 2.700 lempiras o menos, y otros con más suerte, entre 4.000 y 5.000 lempiras, en un sistema de previsión que es el único en Honduras que nunca ha sido supervisado por la Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNBS).
Beni, desde octubre de 1991 hasta abril del año 2016 aportó en su condición de afiliado 121,893.69 lempiras, más unos 221,646.91 lempiras de contribuciones patronales, más las aportaciones estatales y las utilidades que genera el sistema por las inversiones.

Juego de la ruleta rusa y el miedo                                                                       
Cuando se presentó al IPP a pedir su pensión por jubilación, Beni Moncada se vio sometido a una especie de juego de la ruleta rusa. “Me presentaron tres opciones, la primera es que me pueden entregar los 5.600 lempiras como pensión” mensual, pero Calderón, intimidando a Beni, le advirtió que “si yo me moría dentro de unos tres meses,  si yo moría en cualquier momento, ese dinero –que se destinaría al pago de la jubilación mientras estuviese vivo– lo absorbería el Instituto de Previsión Social del Periodista — y no le entregarían absolutamente nada a la familia”.

“Ese asunto me preocupó mucho”, comentó Moncada, quien se sintió más agobiado porque no solo es que la pensión sería escasa, sino también que su familia quedaría desprotegida en el caso de una muerte inesperada. 
“La otra opción fue que yo podía recibir el dinero de las aportaciones personales y las aportaciones patronales que ascendían a unos 353.000 lempiras (sin cómputo de intereses). Y la tercera, era que yo firmara un documento de AFP, que es un proyecto que tiene el IPP con el Banco Atlántida”, agregó.
“Él –Calderón Milla– me dijo que en la AFP me iban a pasar mis aportaciones. Que yo iba a ganar intereses. Mi sorpresa es que cuando yo firmo el documento para entrar al Fondo de Pensiones del Banco Atlántida, observo –al leerlo– que no me dice absolutamente nada de las aportaciones patronales y tampoco de las utilidades”.
Atemorizado por la advertencia de Calderón Milla en el sentido de que si optaba por recibir una pensión mensual su familia no recibiría ninguna cantidad, en caso de fallecer, –Moncada firmó el contrato que le presentó el IPP para depositar sus fondos en la AFP Atlántida.  
Y le dijeron que tiene que seguir pagando 3,082.00 lempiras mensuales para alimentar el Fondo, al que únicamente le transfirieron sus aportaciones personales.

Pero no solo eso le pasó a Beni, resulta que si llega a fallecer antes de acumular 10 años de aportaciones a la AFP Atlántida, es decir antes del 2026, sus dos hijas y su esposa no recibirán ninguna cantidad. El dinero le quedaría al IPP, pues el fondo constituido en el contrato que firmó se define como “el patrimonio del INSTITUTO” y el fondo “más sus rendimientos, estarán en todo momento a disposición del INSTITUTO, sujetos a su libre aportación y retiro”. Así que Beni Moncada no puede morirse en los próximos diez años, porque lo pierde todo su familia.
“Si el afiliado falleciere después de haber aportado 120 cuotas, sus beneficiarios declarados al Instituto de Previsión Social del Periodista, tendrán derecho a recibir el importe de lo ahorrado en la Cuenta Individual al momento de su defunción”, dice el literal “e” del artículo 4 del Contrato Privado para la Administración de un Fondo de Pensiones, firmado por Moncada.

Al preguntar a Moncada por qué no tomó la pensión mensual por jubilación, dijo que ” no me iba a servir de mucho, y lo otro que me preocupó mucho, es que mi familia se iba a quedar sin nada, entonces tomé la tercera opción que fue firmar el documento con la AFP”. 
Desde hace más de 4 años, los directivos y la gerencia del IPP, han andado en cabildeos con los afiliados para hacer que firmen el citado contrato,  el que únicamente reconoce las aportaciones individuales, no así las patronales y los intereses acumulados, que son birlados al periodista al no acreditarse en la cuenta de aportaciones.
“Yo me pregunto dónde están los fondos de las utilidades, las aportaciones del Estado, las cotizaciones de los empleadores cuál es su destino si no van a servir para pagar una jubilación digna a los periodistas”, dijo Moncada, quien denunció que en el contrato con la AFP, los directivos lo hacen renunciar a lo establecido en el sistema de pensiones solidario consignado en el Decreto 190-85, de creación del IPP.

La ley de creación establece que para ofrecer los beneficios de jubilación y pensión por invalidez más los servicios médico-hospitalario y seguro de vida, el sistema se  financiará con las transferencias estatales, las aportaciones patronales y de los afiliados, además de las utilidades.    
Hasta el año 2013 las aportaciones estatales sumaban 53.2 millones de lempiras, las utilidades 124.3 millones, las patronales 56.6 millones y las de los afiliados 26.8 millones de lempiras.

El IPP transfirió al Fondo hasta el año 2015, unos 21 millones de lempiras de las aportaciones individuales de los afiliados.
Los directivos del Colegio de Periodistas, los mismos del IPP, han realizado toda clase de maquinaciones en su empeño por impedir ser supervisados por la Comisión de Bancos y Seguros, y para ello han cabildeado con políticos y legisladores.

Así lograron en el año 2000 que el Congreso Nacional presidido por Rafael Pineda Ponce, les aprobara una interpretación de la Ley de creación del ente, que los eximía de la fiscalización de los órganos contralores del Estado. La reforma, además de inconstitucional, ya es inaplicable ante la vigencia de legislaciones posteriores.
Por ejemplo, La Ley Marco de Protección Social, en su artículo 52 dice que los institutos de Previsión que captan directa o indirectamente fondos públicos deben proceder a registrarse en la  CNBS y que si no lo hacen, no podrán incorporar nuevos afiliados y los que están en el sistema podrán migrar a otros entes que les ofrezcan beneficios mayores, sin imponérseles ningún castigo pecuniario.
Los directivos del IPP en su afán por esquivar la supervisión y auditoría de sus operaciones financieras y administrativas por parte de la CNBS, omitieron desde el año 2014 el requerimiento de las transferencias estatales, lo que representó hasta el 2016 una pérdida para los afiliados de 2.8 millones de lempiras, cantidad que se incrementará a 3.7 millones de lempiras, si no son requeridos los fondos asignados para 2017.  

http://criterio.hn/2017/04/07/instituto-del-periodista-le-ofrece-calamitosa-pension-longevo-comunicador/

 

No hay comentarios :

Publicar un comentario