Buscar este blog

Cargando...

miércoles, 8 de febrero de 2017

Diario de España EL PAÍS: PRESIDENTE HONDUREÑO BUSCA POLÉMICA REELECCIÓN

 
Así ha titulado este miércoles el diario español EL PAÍS, en un artículo publicado en su versión digital donde cuestiona la ilegalidad en el proceso de reelección del actual presidente de Honduras, Juan Hernández (foto).    
"En 2016, el presidente Hernández ha venido tejiendo una inmensa de red de favores y controles hasta lograr la subordinación absoluta de toda la institucionalidad, incluidas las Fuerzas Armadas, lo cual explica por qué a estas alturas hay un silencio total de las instituciones que deberían estar actuando en defensa de la Constitución” afirma el catedrático Joaquín Mejía.
Agencias / EL LIBERTADOR /  8 Febrero 2017

Managua, Nicaragua. El diario EL PAÍS ha publicado este día en su versión digital, un artículo donde cuestiona el proceso reeleccionista del presidente hondureño, Juan Hernández.

En ese sentido, el diario ha cuestionado que Hernández se ha encaminado a la reelección sin escándalo internacional, apoderándose de la Sala de lo Constitucional y el Tribunal Supremo Electoral (TSE), que ratificó en diciembre su candidatura.

“Las ambiciones de reelección que al expresidente Manuel Zelaya le costaron el cargo en Honduras, expulsado por un golpe de Estado en 2009, las repite sin oposición Hernández”, destaca el artículo.

El reporte evidencia que el mandatario se ha apropiado fuertemente de varias instituciones estatales, entra ellas algunas vitales como la Corte Suprema de Justicia (CSJ), que en abril de 2015 declaró inaplicable el artículo 239, que en su segundo párrafo, ordena inhabilitar de su cargo a quien quebrante la disposición o proponga su reforma, en cuanto a la reelección presidencial.

Cabe destacar que en enero de 2016, se eligió -de forma cuestionada- a los nuevos magistrados en el Poder Judicial, estos ratificaron a sus antecesores y dieron el visto bueno a la reelección, además se han encargado de desestimar todos los recursos de amparo presentados por la oposición política de Honduras para frenar la reelección.  

Abiertamente se ha demostrado una violación a la Constitución, que ha levantado ampollas entre la oposición, en académicos, juristas y activistas sociales que rechazan las medidas del presidente.

Los críticos temen las ambiciones políticas del mandatario, en un país profundamente fracturado tras el golpe de 2009, y donde la pobreza golpea al 64 por ciento de la población, según datos del Banco Mundial (BM). Además, la corrupción es rampante y la violencia desangra las calles de sus principales ciudades.

El objetivo de Hernández era truncado por dos prohibiciones constitucionales: el artículo que prohíbe la reelección y que por su naturaleza no puede ser reformado ni por el Congreso ni por un fallo de la Corte Suprema, sino por mandato popular a través de un referéndum, y un candado constitucional que establece como "obligatoria" la alternancia en el poder y especifica que "la infracción de esta norma constituye delito de traición a la patria". Hernández debía esperar por lo menos un periodo constitucional para poder aspirar nuevamente a la presidencia.

Sin embargo, bastó con levantar una encuesta a lo interno del Partido Nacional, misma que según las autoridades de ese instituto político llego a 1.5 millones de hondureños que querían la reelección. Por su parte los partidos de oposición, presentaron al Congreso varias propuestas de plebiscito de consulta popular, que al final fueron desestimadas por su “alto costo monetario”.   

Pese a que la Constitución establece que "el ciudadano que haya desempeñado la titularidad del Poder Ejecutivo no podrá ser presidente o designado. El que quebrante esta disposición o proponga su reforma, así como aquellos que lo apoyen directa o indirectamente, cesarán de inmediato en el desempeño de sus respectivos cargos y quedarán inhabilitados por 10 años para el ejercicio de toda función pública", Hernández ha continuado con paso firme en busca de la continuidad.

En noviembre pasado, anunció oficialmente su candidatura y dijo que se comprometía a "aspirar a solo un período de gobierno, porque creo que así debe ser". En declaraciones difundidas por la agencia Efe, Enrique Ortez, del opositor Partido Liberal y exmagistrado del TSE, aseguró que con su decisión, a los hondureños les quedaba como respuesta "el derecho a la insurrección".

No obstante, desde finales de 2016 Hernández ha impulsado las reformas al Código Penal, para ampliar el delito de “terrorismo”, que según la oposición política, será usado para criminalizar la protesta social.  
"En el 2009, quienes ejecutaron el golpe de Estado justificaron el uso de las armas y la violencia para detener las presuntas intenciones de reelección del expresidente Manuel Zelaya Rosales", escribió el abogado Joaquín Mejía.

"En 2016, el presidente Hernández ha venido tejiendo una inmensa de red de favores y controles hasta lograr la subordinación absoluta de toda la institucionalidad, incluidas las Fuerzas Armadas, lo cual explica por qué a estas alturas hay un silencio total de las instituciones que deberían estar actuando en defensa de la Constitución y por qué sus planes de reelección siguen viento en popa arropadas por un falso discurso de legalidad que no puede ocultar este nuevo golpe a la frágil democracia hondureña", explicó Mejía y agregó que ocho años después, Honduras vive un nuevo golpe. 

www.web.ellibertador.hn/index.php/noticias/internacionales/2076-el-pais-presidente-hondureno-busca-polemica-reeleccion 

                                     ******************************
Titular de El PAÍS INTERNACIONAL          

El presidente de Honduras busca una polémica reelección

El Tribunal Electoral aprobó en diciembre la candidatura de Hernández para un segundo mandato

 


Corresponsal en Managua

http://internacional.elpais.com/internacional/2017/02/07/america/1486507036_256528.html

 

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada