Buscar este blog

Cargando...

martes, 16 de agosto de 2016

Diabéticos hondureños, entre el abandono y la desidia del gobierno

Por: Hazel Soriano  redaccion@criterio.hn
Tegucigalpa.-Que no se pague el servicio de podología ni otros similares, se lee  en un monitor instalado en la sala de espera del Instituto Nacional del Diabético, INADI.
 No obstante, la realidad para decenas de pacientes con pie diabético que diariamente acuden en busca de atención, la  historia es diferente, ya que si no llevan dinero en sus bolsillos no son atendidos. Sólo para ser asistidos por un pedicurista deben pagar 100 lempiras.

Igualmente, el o la paciente que necesita un electrocardiograma o una glucometría (muestra de sangre para evaluar nivel de azúcar en la sangre), deben pagar un monto simbólico que oscila entre los 50 y 100 lempiras.
“Los empleados del INADI nos dicen que no debemos pagar por ningún servicio que se nos brinde,  sin embargo, siempre cancelamos una mínima cantidad: ¿quién tiene la razón sobre esto?”, cuestionó Santos Castro, paciente con pie diabético.
Al respecto, Manuel Salgado, Fiscal de la ANADIH, explicó que estos “cobros mínimos” continúan dándose porque el gobierno todavía no se responsabiliza por el pago de ciertos sueldos y salarios de empleados de este instituto, ni por la compra de instrumentos e insumos requeridos en el manejo y tratamiento de pacientes con tal dolencia.
La ANADIH fundada en 1997, creó el Centro de Atención al Paciente Diabético “Dr. Jesús Orlando Molina, a fin de facilitar una atención con calidad a personas diagnosticadas con esta enfermedad  y tras acercamientos con autoridades gubernamentales, en octubre de 2013, se creó el actual Instituto Nacional del Diabético.

Rectorado por el gobierno central mediante la Secretaría de Salud, según decreto legislativo número 144-2013, el INADI  cuenta con médicos especialistas en diferentes áreas, pero carece de los recursos económicos necesarios para enfrentar otros gastos propios para su completo funcionamiento.

“Nuestra enfermedad requiere de una estricta vigilancia, esto implica que debemos contar con un glucómetro y cintas para monitorear los niveles de glucosa sanguínea y la mayoría de pacientes con esta condición,  carecen de los recursos para adquirir este aparato”, ejemplificó Salgado.

Si alguien llega al Instituto con síntomas característicos de glucosa baja o elevada sin un glucómetro, tienen que pagar una cantidad, porque solamente nosotros les auxiliamos en tal evento, continuó.

El INADI, es una entidad desconcentrada, adscrita a la secretaría de Salud y funciona con personalidad jurídica y patrimonio propio, autonomía administrativa, presupuestaria y financiera.
Hasta la creación de esta institución hace casi tres años, la ANADIH se responsabilizó por la atención integral de sus miembros y de todo aquél  que acudía al centro; en la actualidad “asesora” a las autoridades, según el artículo 4 de su Ley Orgánica.

Cuando se fundó, para  ser miembro de la ANADIH, los socios aportaban 50 lempiras y con esta suma, sus dirigentes aseguraban a sus miembros la oportuna toma de glicemia, aplicación de insulina, gastos fúnebres, merienda, charlas educativas y cursos de capacitación.
También, con tal valor, la ANADIH adquiría en el mercado alcohol clínico, agua potabilizada para consumo humano, algodón, cintas y jeringas, y los gastos de administración.

Y  con el dinero que la Asociación todavía recibe por concepto de electrocardiogramas, tomas de presión arterial o similares servicios, pagan sueldos y salarios de dos enfermeras y de la pedicurista,  dado que tal personal no fue recontratado, a pesar que esta figura también fue considerada en la Ley Orgánica.

La ANADI “no se desliga del paciente (con diabetes) que busca atención médica porque el gobierno no termina por asignar en el Presupuesto General de Ingresos y Egresos de la República la aportación anual no inferior a 40 millones de lempiras, establecida en el artículo 12 que creó el INADI”, concluyó Salgado.
 http://criterio.hn/diabeticos-hondurenos-abandono-la-desidia-del-gobierno/

No hay comentarios :

Publicar un comentario